Momentos complicados

Este mensaje es para todo aquel que esté pasando por una situación, realmente, difícil. Para esas personas que les duele cada inhalación y sufren con cada exhalación. Este mensaje es para los que no pueden ver el sol porque sus ojos están llenos de lágrimas. Este mensaje es para que no tires la toalla mi amigo. Debes saber que superar una dificultad da una alegría secreta porque significa que has trascendido tus propios límites y extendido tu libertad. Lucha, lucha con todo tu corazón. Lucha, carajo, hasta que tu corazón deje de latir. Lucha hasta quedarte sin aliento. Las tormentas hacen que los árboles echen raíces más fuertes. Las dificultades de la vida nos obligan a aprender y crecer para enfrentar situaciones nuevas. La vida es un reto. Toma las riendas de tu destino y demuestra al mundo de lo que estás hecho. Los cambios son para los valientes, los cobardes prefieren quedarse donde están, aunque no sean felices y tú no eres un triste cobarde. Los problemas son pruebas que nos pone el universo para saber hasta dónde estás dispuesto a luchar para conseguir tus metas. ¿Tienes problemas? Levanta la cabeza y supéralos. No pidas menos problemas. Desarrolla más habilidades. No sirve de nada quitarte el zapato o cambiar de camino si conservas la piedra, es decir, cambia tu mente. Llénate de pensamientos de grandeza. Repite conmigo: Lo voy a superar, soy imparable, lo conseguiré…. Porque me da la gana, porque no voy a rendirme… porque esto no se termina hasta que yo gané. Esto no termina hasta que yo gane. Los problemas son como el golpe del martillo. Si eres de cristal, te rompe. Pero si eres de hierro, te dan forma. Los grandes cambios siempre vienen acompañados de una fuerte sacudida. No es el fin del mundo. Sólo se trata de un nuevo inicio para ti. ¿Me explico? Lucha, lucha incansablemente. Recuerda que no eres lo que logras. Eres lo que superas. Las dificultades preparan a personas comunes para destinos extraordinarios. Levántate, respira profundamente, sonríe y sigue adelante.

Jorge Álvarez Camacho

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *