EL ARTE DE SER FELIZ

Es importante que entiendas el funcionamiento de tu mente. Siempre te llena de pensamientos debilitadores, de miedos y temores. Lo hace, en verdad, para protegerte. Siempre te pone en lo peor para que tengas cuidado a la hora de cruzar la calle. Tu mente para protegerte te dice: “Cuidado con los vehículos que pueden matarte”. Siempre te da mensajes negativos para que tu mires al cruzar la calle y no te ocurra nada. Así trabaja tu mente. Trabaja en una frecuencia negativa para tu propia supervivencia. En este caso si es útil, el problema es que tu mente sigue trabajando en esa frecuencia negativa durante todo el día y en las situaciones mas simples y cotidianas. Por ejemplo: Quizás tengas una bonita sonrisa y una bonita mirada… Tu mente no se fijará en eso y sólo se centrará en tus defectos. Es lo que se conoce como “La teoría de la pieza faltante”. ¿Te das cuenta? Tu mente sólo se centra en tus defectos, en lo que no tienes, en lo que te falta. ¿Cómo puede alguien ser feliz de esa manera? Da igual lo que tengas… Tu mente te hará sentir que eso no vale nada. Lo importante no es lo que tienes sino lo que aún te falta por conseguir. Nuestra mente se aburre de lo que ya tiene, por eso hay tantos divorcios. Te morías sin esa persona y ahora… Te mueres si sigues con esa persona ¿quien nos entiende? Querías ese puesto de trabajo y luego te desesperas porque quieres dejarlo. Te quieres ir a vivir a Italia porque ya te cansaste de tu país y cuando ya vives en Italia, echas de menos todas tus viejas costumbres. Tu mente, si no la controlas y desconoces su funcionamiento, te hará sentir el hombre mas infeliz del mundo. No te dejes engañar por ella. Edúcala. Aprende a saborear cada instante. Descubre a tu pareja y recupera ese viejo sentimiento de amor y admiración que sentías cuando la conociste. Ama tu trabajo. Vive la vida como si fuese el último día del universo. Cambia ese gesto serio, por una sonrisa. Cambia tus quejas, por palabras de puro agradecimiento. Primero valora todas las bendiciones que tienes en tu vida y luego lucha por tus sueños. En ese orden.

Jorge Álvarez Camacho